¡Los niños cada vez más sedentarios!

Según los datos de dos estudios realizados por la Universidad de Australia del Sur, la resistencia de los niños es peor de lo que era 40 años. En 1971, un niño corría 800 metros en 3 minutos mientras que, en el año 2013 para la misma distancia, necesita 4.

La resistencia es uno de los mejores marcadores de una buena salud cardiovascular, de ahí que los especialistas están preocupados.

Menos de uno de cada dos niños cumplen los 60 minutos de actividad física diaria recomendada por las autoridades sanitarias y cada día crece el tiempo dedicado a ver televisión, tabletas, ordenadores o videojuegos. Según las últimas encuestas, los niños de 4 a 10 años pasan dos horas al día frente a una pantalla.

Como resultado de esta inactividad, el sobrepeso y la obesidad están aumentando entre los jóvenes, lo que resulta en un círculo vicioso ya que cuando se instala el sobrepeso, la dificultad de movimiento crece.

¿Cómo hacer más ejercicio? En primer lugar, haciendo un trabajo real de educación para la movilidad.  El entorno de los niños (padres, abuelos, maestros) tiene un papel clave que desempeñar al día para mantener su estilo de vida y luchar contra la falta de actividad física.

Hay que animar lo máximo posible al niño a caminar en lugar de coger el coche, y sugerir actividades o juegos al aire libre después de la escuela.

” Cualquiera que sea la edad y las capacidades del niño, es importante combinar la actividad física con el placer y el bienestar en lugar del rendimiento” afirma la federación española de cardiología. ¿y por qué no aprovechar la oportunidad de acompañarlo en sus trayectos o actividades? Así podrá cumplir más fácilmente con los 150 minutos a la semana de actividad moderada recomendada para adultos por la Organización Mundial de la Salud.

Nunca es tarde para mejorar nuestros hábitos y los de nuestros hijos, ¡disfrutad del fin de semana y de las actividades con vuestros hijos!

AbamedAdmin
Project manager en Abamed Pharma
Share
This

Post a comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.