Una farmacia más informativa, sostenible y digital

El Instituto de Formación Cofares (IFC) ha presentado los retos que debe perseguir en los próximos años la farmacia del siglo XXI. El interés de los pacientes por acceder a información complementaria a la otorgada por el farmacéutico, la sostenibilidad del SNS frente al proceso de envejecimiento demográfico o aplicar las nuevas tecnologías para ampliar los servicios de la farmacia y la comodidad de los usuarios son algunos de los campos en los que se va a trabajar de cara al futuro.

En el futuro inmediato son varios los factores que van a incidir en el papel de la farmacia dentro de la asistencia sanitaria. Por un lado, desde el IFC señalan que se avanza hacia una sociedad cada vez más envejecida, con mayor índice de enfermedades crónicas y que, al tiempo, exige la necesidad de ser más eficientes y sostenibles económicamente. En estas circunstancias, Cofares plantea la búsqueda de colaboraciones y puesta en marcha de proyectos comunes, a través de la creación de redes de trabajo en las que estén presentes tanto las universidades, colegios profesionales y sociedades científicas que hagan más eficientes el alcance de los objetivos. En este mismo sentido, es necesario también promover la firma de acuerdos comunitarios europeos.

“La farmacia afronta un momento crítico en lo económico, y debe potenciar actividades que la provean de un nuevo valor sanitario de cara al paciente, que lleve implícito la compensación económica acorde al mismo”, apuntan desde el IFC.

Una de las demandas del sector, como es el mayor protagonismo de la farmacia comunitaria dentro del Sistema Nacional de Salud, también es trasladada por el IFC. El conocimiento del farmacéutico como profesional sanitario que mayor contacto adquiere con el medicamento y la experiencia del paciente, al igual que la garantía de calidad y seguridad que ofrece, debe ser considerado como una de las claves a la hora de dibujar los horizontes del funcionamiento del SNS, las políticas económicas y la sostenibilidad del servicio.

En cuanto a la atención de un ciudadano que cada vez reivindica mayor comodidad, rapidez e información sobre su padecimiento y el tratamiento que recibe, Cofares aboga por dotar al farmacéutico de formación amplia y especializada. Adaptar la farmacia a las nuevas tecnologías que permiten un acceso inmediato a la información debe ser un reto impulsado por la farmacia, de forma que se garantice el consumo de información segura y fiable por parte del paciente.

“Todos los que tenemos responsabilidades relacionadas con la farmacia comunitaria tenemos el deber de aunar esfuerzos y construir esa farmacia profesional, asistencial, que la sociedad española demanda y necesita”, explica la distribuidora.

El Instituto abre toda esta serie de propuestas estratégicas para la farmacia del siglo XXI a la integración, colaboración y entendimiento con todos los responsables de tomar decisiones, colegios profesionales, industria farmacéutica, sociedades científicas y asociaciones de pacientes.

[Fuente: diariofarma.com]

Admin
Share
This

Post a comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.